Juan Schiaretti logró una victoria categórica en Córdoba y se encamina a transformarse en el líder del peronismo no kirchnerista

0
12

El dirigente peronista superó por amplia diferencia a Mario Negri. Para Alternativa Federal, buena parte del futuro del espacio está en manos del gobernador. Anoche advirtió: «Es apresurado sacar conclusiones nacionales»

«Estamos convencidos de que no habrá república en Argentina sin el peronismo y estamos convencidos de que no habrá futuro en el peronismo si no es republicano».

A Juan Schiaretti le bastó solo esa frase perdida en su ecléctico discurso de más de 15 minutos para alimentar la esperanza del PJ no K. La categórica reelección obtenida este domingo por Hacemos por Córdoba -«la mayor diferencia histórica desde la vuelta de la democracia», resaltó- frente a Mario Negri y Ramón Mestre le da aire a Alternativa Federal, a pesar de la insistencia del gobernador en provincializar el resultado: «Es apresurado sacar conclusiones nacionales».

Schiaretti se escabulló en los últimos tiempos de los medios. No habló. No dio una sola entrevista, lo que le valió una reprimenda pública de FOPEA. «Seguiremos garantizando la libertad de expresión», remarcó en su discurso. ¿Una humorada cordobesa?

El gobernador esperaba un triunfo categórico: el combo de encuestas que desmenuzó en la previa lo posicionaban por encima de los 55 puntos con una amplia diferencia sobre Negri y Mestre. La sorpresa esta vez se la llevó el Gobierno, que, por el contrario, auguraba una brecha menor con el mandatario. A horas del inicio de los comicios esperaban una diferencia de no más de 15 puntos.

Schiaretti había votado temprano, pasadas las 9.30. Con campera roja de pluma -el sol recién empezaba a calentar en esta capital-, y rodeado por una marea de periodistas y camarógrafos, lo hizo en la mesa 2120 del instituto técnico salesiano Villada, en el Valle Escondido. Después almorzó junto a su mujer, la diputada Alejandra Vigo -también candidata- en la casona que comparten en uno de los barrios cerrados al noroeste de la ciudad, en cercanías del estadio Mario Alberto Kempes.

«Los de afuera son de palo», insistió temprano. Volvió a utilizar la misma frase en su discurso de cierre.